Alberto Carrasquilla no se libró de la moción de censura.

Alejandro Carlos Chacón, presidente de la Cámara, y los miembros de la mesa directiva de la corporación, le dieron vía libre a la propuesta presentada por 20 representantes de los partidos de oposición. El debate será en la plenaria.

El ministro Alberto Carrasquilla no se libró de la moción de censura. En la noche de este lunes, el liberal Alejandro Carlos Chacón, presidente de la Cámara, y los otros dos integrantes de la mesa directiva de esta corporación, los congresistas Atilano Giraldo (Cambio Radical) e Inti Asprilla (Alianza Verde) no solo declararon procedente el debate propuesto por 20 congresistas, en su mayoría de la oposición, sino que fijaron la fecha en la que el jefe de la cartera de Hacienda deberá comparecer para defenderse en un debate que podría desencadenar en su destitución.

Este miércoles 24 de octubre, el funcionario deberá comparecer a la plenaria de la Cámara según quedó estipulado en la siguiente resolución:

La moción de censura contra Carrasquilla ha ocupado la atención del Capitolio durante seis semanas. Todo empezó el pasado 18 de septiembre cuando el senador Jorge Enrique Robledo (Polo Democrático) adelantó un debate de control político contra el ministro de Hacienda por el tema de los denominados bonos de agua. El senador acusó al funcionario de haber utilizado su cargo de ministro de Hacienda, durante el gobierno de Álvaro Uribe (2003 y 2007) para diseñar un esquema para otorgar créditos a 117 municipios para ser invertidos en obras de acueducto y saneamiento básico.

Según Robledo, el esquema diseñado por Carrasquilla puso en marcha un negocio calculado que endeudó de manera “irresponsable, ventajosa y leonina” a 117 municipios colombianos que en la actualidad no solo están pagando la deuda y sus intereses, sino que continúan sin las obras de acueducto y alcantarillado.

Una semana después de dicho debate, el 25 de septiembre, Robledo y otros 16 senadores propusieron adelantar la moción de censura contra el ministro de Hacienda, con el argumento de que Carrasquilla “no está capacitado moral, ética y políticamente para desempeñar las funciones propias de su cargo de manera proba, responsable, eficaz, objetiva e imparcial”.

La figura de la moción de censura está consagrada en el artículo 135 de la Constitución, que establece como requisito la condición ser propuesta por la décima parte de los miembros que componen la respectiva cámara (Senado o Cámara de Representantes). Como Robledo la presentó con el respaldo de 17 senadores, superó este requisito.

Sin embargo, el artículo 31 de la ley quinta de 1992 (reglamento del Congreso) establece que la mesa directiva de la respectiva cámara deberá convocar la moción de censura si esta cumple con los requisitos. Macías, apoyado por un concepto jurídico, señaló que en el caso de Carrasquilla no los cumplía: “los lineamientos que caracterizaron a los citados programas de gobierno (bonos agua) terminaron en el año 2010”, por lo que no están dentro de las actuales funciones del ministro, y como “las conductas se ejecutaron en el ámbito privado, no pueden ser materia de reproche político”.

Con esos argumentos, el pasado 8 de octubre la mesa directiva del Senado (integrada por Macías, Eduardo Pulgar Daza y Angélica Lozano) declaró “improcedente” el debate contra Carrasquilla.

Aunque Robledo apeló la decisión, los partidos de la oposición decidieron impulsar la moción de censura en la Cámara de Representantes. El pasado 9 de octubre, el representante Wilmer Leal (Alianza Verde) recorrió las curules de la plenaria para recoger las firmas para proponer el debate contra el ministro Carrasquilla. Necesitaba mínimo 17 y consiguió el respaldo de 20 parlamentarios.

La proposición para el debate de moción de censura en la Cámara fue más allá del caso de los bonos agua. Argumentaba que la decisión del Senado de declarar improcedente el debate contra el ministro de Hacienda era equivocada por una razón jurídica. Los hechos por los que la oposición pide el retiro del cargo del funcionario son vigentes en el actual gobierno. Según se lee en el acta firmada este lunes, la mesa directiva de la Cámara acogió estos argumentos y procedió a citar a Carrasquilla al debate.

Así será el trámite

Según lo establece el artículo 135 de la Constitución, la permanencia del ministro en el gabinete deberá ser resuelta por la plenaria de la Cámara entre el tercero y el décimo día siguientes a la culminación del debate. Significa que si este miércoles el debate se adelanta en su totalidad, correrá el término para la decisión definitiva y a más tardar el viernes 2 de noviembre se deberá convocar a los congresistas para votar a favor o en contra de la moción de censura contra el funcionario.

En este caso, para que el ministro Carrasquilla sea destituido del gobierno, se necesita que así lo determine la mitad más uno de los miembros de la Cámara de representantes. Como la plenaria está constituida actualmente por 171 parlamentarios, la oposición necesita el voto de 85 representantes para separar al ministro de Hacienda de su cargo.

Si no se registran los 85 votos, el ministro quedará ratificado en su cargo y no se podrá promover otra moción de censura contra el ministro de Hacienda,  a menos de que la motiven nuevas circunstancias.

Con la decisión de la Cámara queda en suspenso la apelación promovida por el senador Jorge Robledo para adelantar este mismo debate pero en el Senado, cuya votación estaba prevista para este martes. El senador del Polo le confirmó a SEMANA que insistirá en este recurso: “el Senado tiene el deber de corregir la grave equivocación que adoptó su mesa directiva”. De momento, la suerte de Carrasquilla, entonces, quedará en manos de la Cámara de Representantes.

Fuente: Revista Semana

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.