Buscando Justicia

Siempre he creído que el periodismo no sólo informa, sino que también ayuda. Escribo esta carta para adjuntar una copia de mi solicitud desesperada al alcalde de Nueva York Bill De Blasio. Aunque la tecnología hace que las comunicaciones sean más rápidas, prefiero el método tradicional de enviar cartas ya que a veces los correos electrónicos están saturados de mensajes y existe la posibilidad de pasar desapercibidos.

Por favor, necesito ayuda urgente, encontrar privacidad y libertad ha sido imposible para mí.  Soy una mujer de 65 años golpeada por la injusticia y ahora mismo viviendo con un acosador sexual que intentó violarme. El aislamiento, los miedos, el abuso, sentirse aterrorizado y desesperanzado destruyen mi vida cada día más.

Por favor, no me ignoren, les agradezco de todo corazón por leer estas cartas, cualquier ayuda que me puedan ofrecer la tomaré con profunda gratitud. Puede ponerse en contacto conmigo al (516) 309-5656 o clegarz@gmail.com

January 27, 2020

 

Alcalde Bill de Blasio

City Hall

New York, NY 10007

 

Me dirijo a usted poniendo mi esperanza de encontrar ayuda en su buen corazón que siempre está a favor de la comunidad de Nueva York. La tragedia de mi vida está documentada en mi sitio web www.bancodeamericamisicario.com le ruego que vea mi vida personal. En este blog he puesto mis miedos y angustias que han sido invisibles para el mundo.

En 1979 vine a Nueva York fascinada por el gran sueño americano, he pasado toda mi vida trabajando duro para mantener este sueño. Me mudé a Nueva Jersey y trabajé 21 años para Banco de  América.  Fui abusada y víctima de discriminación médica, desde 2004 mentalmente torturada por el Banco y sus abogados que me dejaron en las calles vendiendo mi historia: “Cuatro años de un infierno de vida en el banco de América”

En septiembre de 2012 regresé a Nueva York dispuesta a morir en la calle exigiendo justicia. La vida miserable que el Banco de América me obligó a vivir ha sido inseparable de mi supervivencia para mantener un techo sobre mi cabeza y un lugar para mis libros. He alquilado habitaciones que han sido espacios en una cocina, o salas   He pasado por humillación, engaño, mentiras, amenazas, intimidación, robo y acoso sexual que me han forzado a vivir encerrada en 4 paredes. La mayoría de los propietarios viven de asistencia pública y mi alquiler debe ser pagado en efectivo $500-$600. Hasta la fecha de hoy he vivido en 18 habitaciones, siendo casas 2, 13 y 18 (la actual) que mi vida había estado en peligro.

Hoy el terror, el miedo y la posibilidad de quedarme sin casa me obligan a pedir desesperadamente ayuda para la vivienda… “Fui atacada sexualmente, y experimento acoso sexual constante en casa 18 que ya mi vida está escalando a grandes problemas… El casero me está echando de la casa por miedo a que ocurra una tragedia y ella podría estar involucrada… las bajas temperaturas no me están ayudando a encontrar un nuevo lugar para mudarme…” post #  1070.

En abril de 2019 decidí tener mi jubilación y combinarla con mis ingresos para alquilar un estudio-apartamento. Visité un súper de un edificio en el Bronx y tuvimos una entrevista en el sótano donde vive. Él me  dijo que con mis ingresos calificaría para un estudio. Además, me aseguró que el propietario del edificio era su amigo y que hablará en mi nombre. Creó en mí una gran expectativa informando que para mediados de julio de 2019 dos estudios estarían desocupados. Me mostró uno de ellos en el tercer piso.

Confié en este hombre y le expresé mi necesidad de tener un lugar mientras esperaba el estudio. Llamó a un inquilino en el piso 7  para una pequeña habitación que tenía  disponible. Había 2 dormitorios alquilados a hombres y  la casera dormía al lado de la cocina. La casera pidió $800.00 por alquiler, pero yo rechacé el alto precio. Gracias al súper lo dejó en  $600.00 y hubo acuerdo. Esta fue Casa #16. Cuando el trato terminó el súper me pidió $ 150.00 comisión y fuimos al banco para retirar su dinero. Me mudé el 6 de julio de 2019. Tres días después me pidió que le prestara $100.00 para darle a su novia que tenía  una emergencia prometiendo que pagaría al final de la semana.

En julio lo llamé muchas veces, pero sin éxito, ignoró mis llamadas y no abrió la puerta del sótano. También me informó que el dueño del edificio venía todos los jueves y hablaría con él sobre el estudio. Las pocas veces que nos encontramos me dijo que su jefe no había venido mientras su hermano que limpia el edificio decía lo contrario. El súper mantenía mi esperanza diciendo que pagara dos semanas de alquiler porque el estudio estaría listo pronto.

El 31 de agosto de 2019 el súper me informó que el apartamento en el tercer piso fue desocupado, pero debía  esperar porque él no tenía las llaves para limpiarlo. Cinco días después que me dijo que iba a estar listo para octubre porque necesitaba reparaciones. Mi vida en casa 16 era intolerable y tuve que mudarme a otra habitación a pocas cuadras del edificio. El 21 de septiembre de 2019 me encontré con el  súper en una tienda de verduras y me informó que un inquilino rentaba una habitación en el tercer piso donde estaba el estudio. El jueves 26 de septiembre 2019 fui al edificio para ver al propietario. Después de una odisea en complicidad con el hermano del super pude verlo unos segundos en el ascensor. Le pregunté por el estudio y de una forma antipática me respondió que no sabía que iba hacer. El super estuvo presente.

El 17 de octubre de 2019 me mudé de nuevo al edificio tomando la oferta del súper. Esta vez me cobró $100.00 de comisión y a la casera $50. 00. Olvidó que nunca me pagó los 100,00 dólares que le había prestado. Esta es Casa # 18 mi infierno actual que me permite todos los días revisar si el estudio está alquilado. La puerta no tiene la cerradura de arriba y puedo ver adentro a través del hueco. Un día estuve en shock cuando vi salir a un hombre del estudio.  El súper me dijo que era un amigo durmiendo allí temporalmente. El 26 de octubre de 2019, me encontré con el súper en el ascensor y le pregunté por la llave de la entrada del edificio. Me pidió que me reuniera con él en el sótano para recoger una copia. Esto fue un engaño, no tenía ninguna llave en su lugar me pidió $200.00 para pagar a las personas que estaban trabajando en el quinto piso. Esta mentira me hizo salir  corriendo de su apartamento.

20 de diciembre de 2019, llamé al propietario del edificio pidiendo el estudio. Me dijo que necesito un ingreso de $50,000.00 al año y una puntuación de crédito de más de 700. No puedo calificar. Me doy por vencida a las promesas que el super todavía me da

Estoy devastada, buscando a alguien que me ayude a encontrar un lugar para vivir, no quiero más habitaciones, ya que puedo pagar un estudio. Por favor, ayúdame.

Sinceramente, Clemencia Garzon

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.