Carlos Fernando Galán es Peñalosa

Por: David Esteban Rojas Ospina

Una lista de razones por las que el candidato del movimiento Bogotá para la gente representa el continuismo del proyecto de ciudad del actual alcalde de la capital

No debería sorprenderle al lector informado la siguiente afirmación: Carlos Fernando Galán representa el continuismo más fiel al nefasto proyecto de ciudad de Enrique Peñalosa. Repasemos rápidamente los lugares comunes sobre los que se sostiene esta afirmación: promovió de la manera más entusiasta la candidatura del señor Peñalosa, quien en su discurso de victoria, le agradeció especialmente al señor Galán su apoyo irrestricto casi al borde de las lágrimas. Además, hizo parte por casi una década, de Cambio Radical, quizá el partido más cuestionado a nivel nacional por los múltiples escándalos de corrupción en los que se han visto involucrados varios de sus miembros. En fin, Carlos Fernando Galán es uno más de los representantes de la rancia política tradicional de este país.

Sin embargo, para elevar el nivel del debate y con la intención principal de hacerle ver al votante indeciso, que no se ve representado en las candidaturas de Claudia López o Hollman Morris, el mayúsculo error que significaría darle un solo voto al candidato Galán, quien fue en su día el principal promotor de Peñalosa y el militante estrella de Cambio Radical, así pose hoy falsamente como independiente (tal y como lo hizo Vargas Lleras en las elecciones presidenciales, quien también se lanzó por firmas), quisiera concentrarme en los puntos principales de su propuesta de plan de gobierno, para poner evidencia su innegable afinidad con el actual e impopular alcalde.

La propuesta de Galán en materia de movilidad lleva por título “Bogotá con transporte eficiente, activa y amable”. El candidato Galán se compromete a iniciar la construcción del metro elevado, nada nuevo bajo el sol, sin embargo, se compromete a diseñar una segunda línea que conecte la primera con el occidente de Bogotá (punto 61).

Ese es el primer engañabobos: esa “segunda línea” no es más sino la misma ampliación del trazado de metro elevado que Peñalosa propone en su nefasto POT, y que desgraciadamente, también constituye una de las más importantes banderas de la campaña de Claudia López. Galán no propone otras líneas de metro para la ciudad; por lo cual, al final de su administración y quien sabe por cuántos años más, tendríamos una sola línea elevada que a fin de cuentas, no terminaría por resolver nada ¿De verdad les parece que a esta extensión hacia el occidente del metro elevado se le puede llamar “segunda línea”?

Lo que sí propone Galán es inundarnos con más miserables buses rojos; con convicción y contundencia afirma lo siguiente (punto 62): “Ampliaremos la capacidad y la cobertura del transporte público masivo, mediante la construcción de las troncales de la Avenida Carrera 68, Avenida Ciudad de Cali y la Carrera Séptima. Las nuevas troncales tendrán un diseño acorde con el entorno urbano, incorporando criterios paisajísticos.” ¿Muy decidido no?

Valga resaltar, que como digno heredero del aciago legado de Peñalosa, Galán ni siquiera insinúa la posibilidad de reestructurar las condiciones de operación del sistema TransMilenio, que hoy nos tiene a nosotros los ciudadanos, arrodillados a un puñado de inescrupulosos negociantes y un grupo financiero, quienes se enriquecen a manos llenas con nuestra penosa cotidianeidad.

Sin embargo es inevitable preguntarse ¿Será que el señor Galán no se ha enterado de las inmensas dificultades e inconsistencias que tiene el proyecto de Transmilenio por la Séptima al punto de que la Procuraduría solicitó medidas cautelares para suspender su licitación? ¿Será que no sabe que existe ya y desde hace un buen tiempo, un comité ciudadano que se opone a la construcción de la troncal de la 68, tal y como sucedió en la Séptima y que reclama otras alternativas diferentes al negociazo de los buses pegados? ¿Será que no le han contado que según el último informe de calidad de vida de Bogotá Cómo Vamos, solamente el 13 por ciento se siente satisfecho con TransMilenio?

Para rematar, el señor Galán revive la infructuosa polémica de la construcción de la ALO (punto 65). Al más fiel estilo ecocida y depredador de Peñalosa, propone su construcción incluyendo el tramo norte, que como es sabido desde hace varios años, significaría una estocada de muerte para los humedales deTorca, Guaymaral, La Conejera y Tibabuyes ubicados en este tramo, el más problemático en términos ecológicos y ambientales para el proyecto.

No contento con esto, propone también la expansión de la Avenida los Cerros que como ya se ha documentado, afectaría considerablemente a la zona conocida como La Cuchilla del Gavilán. Y si usted es de los que cree que a punta de pavimentar humedales vamos a salir de los eternos trancones, le solicitaría humildemente que reflexionara ahora mismo y pensara en lo vitales que son estos ecosistemas para nuestra supervivencia en esta ciudad.

Carlos Fernando Galán cree que los bogotanos no tenemos memoria, pero confío en que los bogotanos estaremos a la altura de las circunstancias y no él será el próximo alcalde de Bogotá. Que sepa el señor Galán que existimos ciudadanos que no nos dejamos embaucar por su falsa independencia.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.