Ciudadanías libres: Es hora de vigilar el poder

Esta semana se definieron los nuevos representantes regionales y locales que tomarán posesión en los territorios a partir del año 2020.

Para muchos la jornada electoral tuvo un sabor a victoria,  motivado por lo que se puede denominar “el comienzo del final” del Uribismo. Para otros tantos, sin duda la derrota se convirtió en un trago amargo, difícil de pasar. Y es que es evidente que la convicción nos lleva a todos por caminos distintos que pueden hacernos creer que tenemos la razón y que nuestro candidato predilecto es el único con las capacidades para asumir y afrontar los retos que representa su cargo (bien sea Gobernador, Alcalde, Concejal, Edil, etc…).

Para algunos perder es ganar un poco, recogen el aprendizaje de la campaña, deciden emprender nuevos retos y continúan trazándose metas que seguramente más adelante se verán reflejadas en triunfos. Sin embargo, muchos otros se enclaustran en la derrota, destilan odio, no crecen y terminan por marchitarse solos, ¿quién es quién?. Eso lo determinará el tiempo.

En la política la tarea constante desde la ciudadanía es actuar como veedores de los poderes que otorgamos con el voto, esta en nuestra manos ejercer un control verídico sobre los gobernantes (aún cuando el voto no fue por quien finalmente ganó la contienda). A veces, en Colombia nos olvidamos que los servidores públicos están para servirnos y se pagan de nuestros impuestos, y de modo contrario actuamos como vasallos de los poderes políticos olvidando que es el pueblo quien los pone allí. Es importante sentir con cada uno de nuestros referentes políticos una representación digna y verídica de los interesas comunes (un mejor transporte, impuestos mas bajos, calidad de vida…). Si su Presidente, Alcalde, Gobernador, Concejal, Edil, etc. No representa sus ideales, con mayor razón debe ejercer el control que por derecho como votante puede, eso, con razones argumentadas, pruebas confiables, razones de peso que obliguen a los representantes a mirar hacia usted y tomar decisiones que favorezcan su petición.

La obligación de los ciudadanos no se puede resumir en dejar el voto en las urnas y esperar que durante los próximos 4 años sus gobernantes actúen como les apetezca. Es nuestro deber tomar las riendas, hacer valer cada voto, exigir que las promesas de campaña (que llevaron al éxito a los políticos al mando) se cumplan, que lo malo de sus programas se convierta en algo bueno y que en realidad garanticen mejoras para la ciudadanía. Es nuestro deber ejercer el control y reclamar resultados, eso si, todo con coherencia y con razón.

La invitación es para que no olvidemos por quien ejercimos el voto el pasado domingo, para que no pasemos por alto la posibilidad de ejercer nuestro derecho a exigir resultados a cada uno de los políticos que desde el próximo primero de enero nos representarán. Invito, a desligarnos de los odios sin sentido, a asumir con humildad el triunfo, y con sensatez la derrota para unirnos como pueblo y por primera vez en la historia ponernos en nuestro lugar, donde debemos estar, como jefes del poder y no como esclavos de el.

Foto Portada: Politico.pe

1 Comment

  1. solo espero que no nos cobren los daños de bgta a los bogotanos, en ese caso que recurso se puede interponer , y ante que instancia

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.