Denuncian prácticas inhumanas en abortos legales en un hospital de Bogotá

La revelación se hizo con el testimonio de una mujer a quien le mandaron interrumpir su embarazo por malformaciones en el feto que no le daban pronóstico de vida

La escritora Piedad Bonnet denunció este domingo en su columna de El Espectador las crueles prácticas de aborto que hace el hospital La Victoria, de Bogotá, que está autorizado para brindar ese servicio deforma legal. El testimonio de una mujer de 27 semanas de gestación fue la evidencia.

La mujer, a quien identificó como ‘Gabriela’, acudió al centro de salud por recomendación médica para pedir la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), pues el feto tenía malformaciones que comprometían su función respiratoria, motriz y cardiovascular que no le permitirían nacer con vida.

Aludiendo a una de las tres causales que permite la Corte para aceptar un aborto. Pero el hospital se negó a realizarlo y, al contrario, la envió a psiquiatría. La médica que la atendió le advirtió que si se practicaba ese procedimiento iba a morir. Así que Gabriela decidió hacer una segunda valoración y el resultado fue el mismo: el feto tenía malformaciones irremediables.

Desde compartir una bolsa para el vómito hasta no tener una bata y estar desnudas en una misma sala, son algunos de los tratos crueles.

Desde compartir una bolsa para el vómito hasta no tener una bata y estar desnudas en una misma sala, son algunos de los tratos crueles.

Con abogados y amenazas de tutela, finalmente, autorizaron el aborto. Así la remitieron al hospital La Victoria donde contó que el procedimiento fue “inhumano”. Bonnet dijo que la tenían en una habitación abierta con algunas mujeres más que llegaron en la misma circunstancia.

“Todo el mundo podía ver aquellas mujeres desnudas y gimiendo. Todas debieron compartir la misma bolsa para el vómito”, escribió la columnista. A ‘Gabriela’ la ayudó su pareja a sostenerla y a limpiarla mientras pujaba el feto. “Sufra, mamita, por abortar”, dijo que le gritaban los profesionales de salud.

Además, contó que a su lado había una joven de 17 años a quien habían violado, “estaba sola y no dejaba de llorar, la enfermera le puso enfrente el feto que arrojó”, relata la columna. El hospital La Victoria no se ha manifestado al respecto, y las autoridades ya anunciaron una investigación judicial.

Fuente: Infobae

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.