Objetivo Petro

Elegido durante varios periodos como el mejor congresista, contradictor de los gobiernos de turno, Gustavo Petro ha abanderado en su paso por el legislativo, la denuncia contra las mafias, y la corrupción. Semejante protagonismo como es normal, le ha granjeado no solo reconocimiento a nivel nacional, sino enemigos poderosos que víctimas de sus debates han sido privados de la libertad.

Tras su paso por la alcaldía de Bogotá, como se sabe, igualmente tuvo que enfrentar ataques desde todos los flancos, afrontó con éxito la pretensión de destitución que lideró desde la Procuraduría General de la Nación, Alejandro Ordoñez de quien se probó:  pagó con favores su reelección corrupta en el organismo de control. No solo porque la justeza de su reclamo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos llevó a que este tribunal foráneo expidiera a su favor Medidas Cautelares, sino porque cobijado por plurales órdenes de tutela incoadas por cientos de sus electores, en histórica jornada regresó al Palacio Liévano para terminar, como en efecto pasó, el periodo constitucional para el cual fue elegido alcalde.

La vida y el trasegar de este político progresista desde sus inicios, ha estado marcada por numerosas vicisitudes, desde la tortura y su apresamiento, pasando por las amenazas de muerte Gustavo Petro como ningún otro, ha forjado su imagen, reconocimiento y trayectoria respondiendo exitosamente señalamientos que incluso han tocado temas de su vida personal familiar. En la retina están todavía la cantidad de rumores que señalaron a su esposa, como la causante de un accidente argumentando que era ella quien conducía la camioneta oficial. Se tuvo que echar mano de las cámaras para presentar la verdad de lo acontecido en rueda de prensa, para dejar sin piso los chismes replicados por los medios y que entonces también ocuparon las primeras páginas.

La campaña de desprestigio que a la sombra siempre ha sido una constante a fin de deslegitimarlo hoy abre un nuevo capítulo en contra del ex candidato a la presidencia, que con una votación sin precedentes, pasa por ahora a la historia como el político más importante de la izquierda. Además de tener que afrontar las últimas determinaciones que en su contra ha adoptado el cuestionado e investigado Contralor Distrital por corrupción en el caso Odebrecht, la Corte Constitucional en decisión dividida apartándose del precedente vigente y convencional, mantuvo en el ordenamiento normas que contrarían no solo la Carta de 1991, sino disposiciones del Pacto de San José que por vía del bloque de constitucionalidad son de imperioso acatamiento para Colombia.

Y por si lo anterior no bastara, para desviar la atención del debate que entre otros Gustavo Petro protagonizó, demostrando con pruebas los vínculos del Fiscal General de la Nación con la multinacional Odebrecht y el Grupo Aval de tiempo atrás, circunstancia que en un país serio hubiera obligado Martínez Neira a dar un paso al costado, como por arte de magia, aparece un vídeo que registra una escena que data de hace más de diez años y que salvo su propia ilegalidad, pues fue grabado subrepticiamente, penalmente NO tiene ninguna relevancia, toda vez que recibir dinero per se, no adecúa como ya lo han señalado varios prestigiosos penalistas en ningún tipo penal. El abogado de los aviones según se pudo conocer, en la denuncia penal que radicó, enlistó los delitos de Concierto Para Delinquir, Lavado de Activos y Enriquecimiento Ilícito llegando incluso a afirmar que esa plata era del Loco Barrera.

Curioso por decir lo menos que luego de más de una década y en pleno debate contra quien ha sido el abogado de uno los hombres más poderosos del país, se de a conocer un vídeo con la clara intención de desviar la atención de propios y extraños, cuando de entrada es dable inferir, que los delitos que supone el jurista se presentan en este caso, para la fecha pueden estar prescritos. Todo apunta a que salvo el impacto político que se pretende, ésta es de nuevo otra salida en falso del tenor criollo. Recuérdese que recientemente a propósito de una tutela interpuesta por el también senador Uribe Vélez el polémico abogado sufrió un revés, toda vez que la supuesta burla a la justicia que le imputó a Gustavo Petro tan solo existió en la mente de quien ha sido señalado de hacer vaca entre las Auto Defensas para“tocar a los magistrados”.

Toda suerte de versiones ruedan por las redes sobre los posibles delitos del Senador de la Colombia Humana, meras especulaciones soportadas en antojos y anhelos de quienes insisten en acabar con el político que honestamente con el poder de la palabra y debates serios, llevó ya a la cárcel a no menos de treinta salpicados y comprometidos con la parapolítica. Todo apunta que este nuevo episodio es una vez más, la intentona de esos mafiosos que confiados en sus métodos de amedrentamiento y amenazas, están dispuestos a llevar al extremo este caso a fin de seguir con la campaña de desprestigio y ataques enfilados con el único fin de sicariar moralmente a quien como Gustavo Petro con apego en la legalidad, ha puesto en jaque a los poderosos que manejan este país.

Que se acuda incluso al ataque ad hominem para horadar la honra y buen nombre de Petro, es sin duda un recurso desesperado de quienes temen y con razón, que las investigaciones del Senador desnuden nuevamente el modus operandi de esos delincuentes de cuello blanco hoy intocables e innombrables frente a los cuales tiemblan muchos.

Por: Augusto Ocampo

Abogado, especialista en investigación criminal.

Condecorado por el Ministerio de Justicia como docente de la Facultad de Investigación Criminal de la Escuela de Policía General Santander. Reconocido como el mejor funcionario del nivel directivo, Secretaría General de la Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. Y designado Conjuez  de la sala penal del Tribunal Superior de Bogotá. 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.