“Petro tiene razón, en la costa compran votos, pero yo nunca compré”: Roberto Gerlein

El exsenador aseguró que esta práctica “es costeña”, pero que se ha extendido por todo el país. También se refirió a su relación con Aída Merlano, privada de la libertad por presuntamente comprar votos en las pasadas elecciones legislativas.

Roberto Gerlein, barranquillero que ha ocupado una silla en el capitolio por más de 50 años, admitió que se arrepiente de no haber votado el domingo pasado en la consulta anticorrupción, pues el mecanismo de participación ciudadana no alcanzó, por muy poco, los 12,1 millones de votos que necesitaba para ser válido. “Hubiese sido mejor que me hubiera presentado ante el jurado a presentar mi voto”, confesó Gerleinen el martes en diálogo con W Radio.

Según el exsenador, la razón principal para no acudir a las urnas fue que“no tiene sentido ético que yo diga que le rebajen el salario a los congresistas, sabiendo que mi pensión está montada en eso y que llevo medio siglo en el Congreso”. A pesar de la derrota, aseguró Gerlein, cree que la consulta cumplió su cometido, “concientizar al país de la oportunidad que tiene para que el Estado efectúe una lucha anticorrupción con todos”.

Sobre la corrupción, específicamente sobre la compra y venta de votos, manifestó que el excandidato y hoy senador Gustavo Petro “tiene la razón”, cuando declaró, a través de su cuenta de Twitter, que “el problema (en relación con la consulta) estuvo en la costa Caribe”, “que no reacciona cuando no hay dinero en las urnas”.

Según el exsenador, “hace muchos años, la costumbre de comprar los votos se estableció en diferentes municipios del Magdalena y, desde entonces, ha ido cristalizándose una consciencia equivocada de que el elector debe ser prohijado con una dádiva económica”. Pero, según él, nunca ha participado en esta práctica.

“Es cierto que aquí se compran muchos votos. Hay organizaciones dedicadas a ese menester nefando y si el elector no recibe un aliño económico o de otra naturaleza, como becas, favores, puestos públicos, de parte del electivo, no lo respalda. No lo he hecho, yo tuve la suerte de haber hecho candidaturas nacionales. La última vez que me lancé saqué 41.000 votos por fuera de Barranquilla y del Atlántico”, aseguró.

El exsenador agregó que “esa es una costumbre inveterada, perniciosa, un poco inmoral, pero que es tradicional y se ha extendido por infortunio por todo el país. Es una costumbre que comenzó siendo costeña pero que ahora es colombiana”.

También se refirió a su relación con Aída Merlano, quien se encuentra privada de la libertad acusada por presuntamente comprar votos en las pasadas elecciones y a quien llamaban su protegida. “A la señora Aída Merlano la he visto si mucho 3 o 4 veces en mi vida. No puedo decir nada de ella. Para eso están los jueces”, declaró.

 

Fuente: ElEspectador / Foto Portada: WRadio

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.